Obligaciones y derechos del trabajador en materia de prevención de riesgos.

 trabajador

El articulo 10 del R.D.773/1997 sobre Equipos de Protección Individual, establece las obligaciones de los trabajadores en materia de prevención, con arreglo a su formación y siguiendo las instrucciones del empresario, deberán:

  1. Utilizar y cuidar correctamente los equipos de protección facilitados por el empresario, de acuerdo con las instrucciones recibidas de éste.
  2. Colocar el equipo de protección individual después de su utilización en el lugar indicado para ello.
  3. Informar de inmediato a su superior jerárquico directo de cualquier defecto, anomalía o daño del equipo de protección que pueda entrañar una pérdida de su eficacia protectora.

La Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales en su artículo 29, establece que, entre otras obligaciones:

Corresponde a cada trabajador velar, según sus posibilidades y mediante el cumplimiento de las medidas de prevención que en cada caso sean adoptadas, por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos u omisiones en el trabajo. A este efecto se debe:

  1. Usar adecuadamente, de acuerdo con la naturaleza y los riesgos previsibles, las máquinas, aparatos, herramientas, sustancias peligrosas, equipos de transporte y, en general, cualesquiera otros medios con los que desarrollen su actividad.
  2. No poner fuera de funcionamiento y utilizar correctamente los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen en los medios relacionados con su actividad o en los lugares de trabajo en los que ésta tenga lugar.
  3. Contribuir al cumplimiento de las obligaciones establecidas por la autoridad competente con el fin de proteger la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo.
  4. Cooperar con el empresario para que éste pueda garantizar unas condiciones de trabajo que sean seguras y no entrañen riesgo para la seguridad y la salud de los trabajadores.

Derechos de los trabajadores

Los derechos de los trabajadores, en materia de prevención, están avalados por el Estatuto de los Trabajadores, que establece en su artículo 4.2, en la relación de trabajo, el derecho que tienen "a su integridad física y a una adecuada política de seguridad e higiene" y, en su artículo 19.1, a "una protección eficaz en materia de seguridad e higiene". Igualmente, la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales recoge en el artículo 14, este mismo derecho.

Los trabajadores tienen reconocidos los siguientes derechos:
  1. A una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo.
  2. A recibir información sobre los riesgos generales y específicos para la seguridad y la salud en el trabajo, las medidas y actividades de protección y prevención aplicables; y las adoptadas en materia de primeros auxilios, evacuación de trabajadores, etc.
  3. Recibir una formación teórica y práctica en materia preventiva.
  4. Vigilancia médica periódica. Sempre con el consentimiento del propio trabajador.
  5. Participar y ser consultado en todo los relacionado con la seguridad y salud en el trabajo.
  6. Paralizar su actividad en caso de riesgo grave e inminente.
  7. Protección especial en caso de menores y maternidad.
  8. Es también un derecho de los trabajadores, que pueden o no ejercer, la designación de los Delegados de Prevención.

Segun el articulo 16.1 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales, modificado posteriormente por la Ley 54/2003, "la prevención de riesgos laborales deberá integrarse en el sistema general de gestión de la empresa, tanto en el conjunto de sus actividades como en todos los niveles jerárquicos de ésta, a través de la implantación y aplicación de un plan de prevención de riesgos laborales".

Esta descripción implica que:
  1. La prevención de riesgos laborales, se desarrolla en el seno de la empresa y tiene que integrarse en el conjunto de sus actividades (procesos técnicos, organización del trabajo, condiciones en que se desarrolla).
  2. La prevención debe integrarse en todos los niveles jerárquicos de la empresa. Esto representa asumir y responsabilizarse de la inclusión de la prevención de riesgos, en cualquier actividad que se realice u ordene y en todas las decisiones que se adopten.

a protección de los trabajadores frente a los riesgos laborales exige realizar una serie de actividades preventivas en el seno de la empresa. La prevención de riesgos integrada supone la implantación de un plan preventivo. Este es uno de los objetivos fundamentales de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y el Reglamento de los Servicios de Prevención, por considerarlo imprescindible para conseguir el control de los riesgos y unas mejores condiciones de trabajo.

El plan de prevención se fundamenta en:
  1. La Evaluación de Riesgos.
  2. La prevención debe integrarse en todos los niveles jerárquicos de la empresa. Esto representa asumir y responsabilizarse de la inclusión de la prevención de riesgos, en cualquier actividad que se realice u ordene y en todas las decisiones que se adopten.
El plan de prevención debe incluir:
  1. La organización del plan de prevención comprende todos los recursos necesarios para llevarlo a cabo. El empresario puede asumir personalmente el desarrollo de la actividad preventiva, designando uno o varios delegados de prevención, o a través de un servicio de prevención propio, ajeno o mancomunado, teniendo siempre en cuenta los requisitos legales establecidos para cada uno de los casos.
  2. Evaluación de Riesgos
  3. La planificación se realizará una vez concluida la evaluación de riesgos. Si los resultados de esa evaluación pusieran de manifiesto, según recoge el articulo 16 de la Ley 31/1995, modificado por la Ley 54/2003, situaciones de riesgo, el empresario está obligado a adoptar las actividades preventivas necesarias para eliminar o reducir y controlar tales riesgos.
  4. La implantación del plan de prevención no debe entenderse como la conclusión del proceso preventivo. Éste deberá someterse a revisiones periódicas en plazos no superiores a un año. Además, el empresario tiene la obligación de asegurarse de la efectiva ejecución de las actividades incluidas en la planificación, efectuando para ello un seguimiento continuo de la misma.

Documentación a disposición de la autoridad laboral

Según el artículo 23 de la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales y las modificaciones establecidas a ese artículo en la Ley 54/2003, el empresario deberá elaborar y conservar a disposición de la autoridad laboral la siguiente documentación relativa a las obligaciones establecidas en los distintitos artículos de la citada ley:

  1. Evaluación de riesgos para la seguridad y la salud en el trabajo y la planificación de la acción preventiva a desarrollar, en función de la evaluación realizada.
  2. Medidas de prevención y protección a adoptar para controlar los riesgos existentes.
  3. Resultado de los controles periódicos de las condiciones de trabajo y de la actividad de los trabajadores.
  4. Práctica de los controles del estado de salud de los trabajadores y conclusiones obtenidas de los mismos.
  5. Relación de accidentes y enfermedades profesionales que hayan causado una incapacidad laboral superior a 1 día de trabajo.

Esta documentación debe ser puesta, también, a disposición de las autoridades sanitarias.

El empresario esta obligado a notificar por escrito a la autoridad laboral, los daños para la salud de los trabajadores a su servicio, que se hubieran producido con motivo del desarrollo de su trabajo