Equipos de Protección Individual (EPI)

PROTECTORES OCULARES

A la hora de considerar la protección ocular y facial, se suelen subdividir los protectores existentes en dos grandes grupos en función de la zona protegida, a saber:

  1. Si el protector sólo protege los ojos, se habla de GAFAS DE PROTECCIÓN.
  2. Si además de los ojos, el protector protege parte o la totalidad de la cara u otras zonas de la cabeza, se habla de PANTALLAS DE PROTECCIÓN.
 gafas-seguridad

Gafas de protección

Se tienen fundamentalmente dos tipos de gafas de protección:

Gafas de montura universal.

Son protectores de los ojos cuyos oculares están acoplados a/en una montura con patillas (con o sin protectores laterales).

Gafas de montura integral

Son protectores de los ojos que encierran de manera estanca la región orbital y en contacto con el rostro. Aparte de para el riesgo contra el que están diseñadas (impactos, polvo fino y gases, líquidos, radiaciones o polvo grueso), las gafas de protección se clasifican en función de los siguientes elementos:

Según los datos relativos a la montura del protector

1 Según los datos relativos a la montura del protector:
a. Según el tipo de montura se tienen las siguientes categorías:
  1. Universal simple
  2. Universal doble
  3. Integral simple
  4. Integral doble
  5. Adaptables al rostro
  6. Tipo cazoleta
  7. Suplementaria
b. Según el sistema de sujeción, se tiene:
  1. Por patillas laterales
  2. Por anda de cabeza
  3. Acopladas a casco
  4. Por arnés
c. Según el sistema de ventilación pueden ser con ventilación o sin ventilación
d. Según la protección lateral pueden ser con protección lateral o sin protección lateral
2.Según los datos relativos al ocular del protector:
a. Según el material del protector, se tiene:
  1. Cristal mineral
  2. Orgánico
  3. Malla
b. Según su clase óptica pueden ser tipo 1,2 ó 3 (ordenadas de mayor a menor calidad óptica)
Según sus características ópticas pueden ser correctoras o no

Marcado

Para las monturas, en las normas armonizadas se contemplan las siguientes marcas:
  1. Identificación del fabricante.
  2. Número de la norma europea EN 166.
Campo de uso.
  1. Sin símbolo: uso básico
  2. 3: Líquidos.
  3. 4: Partículas de polvo gruesas.
  4. 5: Gas y partículas de polvo finas.
  5. 8: Arco eléctrico de cortocircuito.
  6. 9: Metal fundido y sólidos calientes.
    Resistencia al impacto de partículas a gran velocidad.
  1. Impacto a baja energía. Válido para todo tipo de protectores.
  2. Impacto a media energía. Sólo válido para gafas de montura integral y pantallas faciales.
  3. Impacto a alta energía. Sólo válido para pantallas faciales.

En el lugar de trabajo, los ojos y la cara del trabajador pueden hallarse expuestos a riesgos de naturaleza diversa, los cuales pueden agruparse en tres grupos, según su forma de actuación:

  1. Lesiones en los ojos y la cara por acciones externas.
  2. Riesgos para las personas por acción sobre los ojos y la cara.
  3. Riesgos para la salud o limitaciones vinculados al uso de equipos de protección ocular o facial.

Algunas indicaciones prácticas de interés, relativas a este particular, son:

  1. Los protectores con oculares de calidad óptica baja (2 y 3) sólo deben utilizarse esporádicamente.
  2. Si el usuario se encuentra en zona de tránsito o necesita percibir cuanto ocurre en una amplia zona, deberá utilizar protectores que reduzcan poco su campo visual periférico.
  3. La posibilidad de movimientos de cabeza bruscos, durante la ejecución del trabajo, implicará la elección de un protector con sistema de sujeción fiable. Puede estar resuelto con un ajuste adecuado o por elementos accesorios (goma de sujeción entre las varillas de las gafas) que aseguren la posición correcta del protector y eviten desprendimientos fortuitos.
  4. Las condiciones ambientales de calor y humedad son favorecedoras del empañamiento de los oculares, pero no son únicas. Un esfuerzo continuado o posturas incómodas durante el trabajo también provocan la sudoración del operario y, por tanto, el empañamiento de las gafas. Este es un problema de muy difícil solución, aunque puede mitigarse con una adecuada elección de la montura, material de los oculares y protecciones adicionales (uso de productos antiempañantes, etc.).
  5. Cuando los oculares de protección contra radiaciones queden expuestos a salpicaduras de metal fundido, su vida útil se puede prolongar mediante el recurso a antecristales, los cuales deberán siempre ser de clase óptica 1.